SIN ANGUSTIAS

Siente una congoja en la garganta.

Esta vez no va a llorar.

Prefiere los charcos de la lluvia.

Chapotear

mojarse los zapatos

que la mires desdibujada en la lejanía.

Un sueño.

Quizá derrame alguna lágrima.

Puede que sólo sean gotas que salpican su cara.

Se ilusionó con ser fuerte,

aunque el deseo a veces

juega malas pasadas.

Y dar las cosas por hecho las deshace.

En lágrimas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s